American Psycho, Bret Easton Ellis

A PESAR DEL TIEMPO y la mugre, los ¡ays! y los ¡olés!, la vileza de este tramposo libro mantiene una siniestra vigencia, una profética actualidad. El protagonista, Patrick Bateman, es un inútil funcional que solo resplandece cuando hace gala de unos cuantos conocimientos fútiles que los miembros de su misma clase social consideran valiosos. Esa acumulación de saberes estúpidos e intrascendentes, que además, exigen un esfuerzo, tal vez, incluso perseverar en su estudio para dominarlos, ejemplifica perfectamente al friki de nuestros días. La gama de capullo más amplia y más diseminada por el sistema circulatorio de la abotagada vecindad. Aparecen a la puerta de los cines disfrazados de Darth Vader, se los ve inclinados y perplejos ante un tablero adonde baila un dado de dieciséis caras, copan los puestos de administración de las empresas con sus flamantes títulos de ignorante técnico, o ignorante en telecomunicaciones y cosas así; saben lo que hay en los traspatios del interné y son capaces de apagar un ordenador sin usar el ratón, se doctoran con honores en chorradas y hacen másteres de una cosa específica que los incapacita para todas las demás, hablan regular seis idiomas y escriben mal en todos ellos, dicen management y advertising a menudo, conocen las alineaciones de todos los equipos de la liga húngara y anticipan que fulano o mengano, y si no al tiempo, no tardará en vestirse tal o cual camiseta de un importante club presidido por un matachín ruso o un nacionalcatolicista español, no obstante, destacan. Saben mucho de nada, y como vienen dadas, la nada es la actividad más demandada en la actualidad.

Bateman tiene sus inquietudes, y en las tediosas reuniones, o en las cenas con los amigotes del curre, para escapar de tanta fatuidad, se pregunta a sí mismo cosas del tipo: ¿Significa algo ser libra, y si sí, se puede demostrar?

Se hace cuestionarios íntimos que responde rápida e inequívocamente, tales como:

El grupo favorito: Talking Heads. Bebida: el J&B o Absolut con hielo. Programa de televisión: A última hora con David Letterman. Refresco: Diet Pepsi. Agua: Evian (ocasionalmente San Pellegrino) Deporte: béisbol.

Aunque no es capaz de mantener una conversación fluida e inteligible con un ser humano sin titubear, sudar, temblar, levantarse para ir a mirarse en el espejo la perfecta disposición del pelo, meterse una raya, tomarse un par de Xanax, un Halción, 10mg de Válium, dos Klonopines o un Sominex, identifica y recita con patológica destreza todas la marcas de ropa que llevan puestas los demás. Divaga con arrobo metafísico sobre los infames discos de Genesis, Whitney Houston, y sus amados Huey Lewis & The News, sin olvidar al inefable Richard Marx. Toda una demostración de exigencia musical y buen gusto.

En el programa de Patty Winters hablaban con un tipo que prendió fuego a su hija mientras estaba dando a luz. Jean lleva un cárdigan de cachemira Chanel, un polo de cachemira y unos pendientes de perlas falsas, y unos pantalones de crepé de lana Barney’s. Salgo del ascensor, balanceando mi nuevo attaché de cuero negro de Bottega Veneta. Evelyn lleva chaqueta roja, una camisa de croché con vivo de rayón, zapatos de ante rojos con lazos de raso de Susan Bennis Warren Edwards y pendientes de plata dorada de Robert Lee Morris. Price lleva un traje de lino de Canali Milano, una camisa de algodón de Ike Behard, una corbata de seda de Bill Blass y unos zapatos con cordones de Brooks Brothers. Yo llevo un traje ligero de lino con pantalones de pinzas, una camisa de algodón, corbata de seda, todo ello de Valentino Couture, y zapatos perforados de Allen-Edmonds. En una mesa vemos a Van Patten con chaqueta cruzada sport de lana y seda, pantalones con las pinzas invertidas de Mark Valentino, camisa de Gitman Brothers, y una corbata de seda a lunares de Bill Blass. McDermont lleva un traje de lino de Basile, corbata de Joseph Abboud y mocasines avestruz de Susan Bennins. Aparece otro con corbata de seda blanca y azul con fuegos artificiales impresos de Hugo Boss y abrigo de terciopelo, lana y cachemira, todo de Louis Dell’Olio. Gafas de sol de Alain Mikli, bolso de cuero de Hermés, blusa de Andra Gabrielle, chaleco de Óscar de la Renta, pantalones de Stephen Sprouse, Ferragamo, Armani, Gucci, Polo, Oliver Peoples, John Reyle, Kenzo, Georges Gaspar…Tengo que devolver unos vídeos.

La novela son los despojos que aparecen entre los guiones de diálogo y el catálogo comercial enfermizo y hortera. Redactada en primera persona inmediata e inexorable, el estilo defectuoso y pobre remite a una infraescritura escolar, emasculada y frígida. El aspirante a escritor cadete, incapaz de llamar la atención y levantar un altillo con la prosa, se adultera de truculencia y depravación, demonizándose  convenientemente para hacer mirar a menguados acneícos y señoras mal folladas que con sus fanáticas desmesuras publicitarán el morboso y malsano disparate mientras Easton Ellis se forra y empieza a vivir como la hace su engendro. Gran ejemplo de escritura interactiva: el público reacciona y el autor se convierte en su personaje. Hacer una analítica moral de una escabrosa manufactura agropecuaria es como enfrascarse en discutir si los ángeles tienen o no tienen pija, si a la Parrala le gusta el vino o solo bebe para olvidar. Que no, que no.

“Es inútil negarlo: ha sido una semana mala. He empezado a beberme mis propios meados.”    -Patrick Bateman-

 

“¿Es imaginable un ciudadano que no posea un alma de asesino?”   -E.M.Cioran-

Anuncios

2 pensamientos en “American Psycho, Bret Easton Ellis

  1. franplan

    La película, sin ser una obra maestra, me gustó. Me dejó ganas de leer el libro.

    Tus reseñas son espléndidas Escribes ficción tú también?
    Yo llevo 2 novelas pero no las saco ni pa dios…
    Saludos, tío genio.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s